Siete consejos para escribir los textos de tu página web

Está claro que el diseño y la programación son esenciales para el éxito de tu página web o tienda online. Pero a veces olvidamos que el contenido resulta igual de importante para atraer tráfico y convertirlo en resultados. Aquí van algunos consejos para escribir los contenidos de una web.

Imagen cortesía de adamr/Freedigitalphotos.netImagen cortesía de adamr/Freedigitalphotos.net

1. Redacta los textos antes de crear el sitio. En el 99% de los casos, primero diseñamos la página web o tienda online y luego la “rellenamos” con textos. Es un error, porque los contenidos pueden modificar la estructura, menús y otros elementos de la página. De modo que empieza por crear un árbol de contenidos con las secciones, submenús, etc. de tu web o tienda online. Luego prepara los textos y, cuando los tengas todos, ponte a diseñar el sitio.

2. Piensa en el objetivo de cada texto. Cada sección de tu web o tienda online tiene que cumplir una función concreta: informar, vender, lograr suscripciones o descargas, etc. Escribe textos que estén orientados a este objetivo, no hace falta explicar qué es tu empresa y qué haces o vendes en cada apartado. Además, no es recomendable repetir información entre las distintas secciones porque los buscadores como Google penalizan los contenidos duplicados.

3. No antepongas el SEO a la persuasión. Es importante que el texto de tu página web esté optimizado para obtener un buen posicionamiento en los buscadores. Pero no olvides que quienes compran tus productos o contratan tus servicios son las personas. Los textos enfocados exclusivamente a los motores de búsqueda aburren a los usuarios, de modo que asegúrate de no repetir una y otra vez las mismas palabras clave. ¡No escribas para robots!

4. Haz textos ni muy largos ni muy cortos. Es recomendable que el texto de cada sección de tu web no sea muy largo, porque los usuarios se cansan de leer en la pantalla. Por el contrario, los textos muy cortos dan la sensación de que no sabes qué decir o escondes datos. Generalmente, una extensión de 300 a 500 palabras resulta adecuada para la mayoría de los apartados descriptivos de una web. Si tienes más que contar, divídelo en varios subapartados.

5. Escribe con corrección y claridad. Revisa una y otra vez los textos de tu web para asegurarte de que no contienen faltas de ortografía, expresan lo que quieres decir y transmiten una imagen adecuada de la empresa. Los textos mal escritos no logran conversiones, generan desconfianza entre los usuarios y provocan reclamaciones si la información es incorrecta.

6. Procura que el texto permita el “escaneo” visual. Recuerda que en Internet no leemos todo seguido, sino que vamos directamente a lo que nos interesa. De modo que intenta facilitar la navegación: divide el contenido en diversos párrafos, uno por cada idea; utiliza subtítulos para estructurar el texto en varios apartados; usa negritas o colores para destacar lo más importante, etc. Y no olvides añadir imágenes para que las páginas sean más visuales.

7. Incluye una llamada a la acción. Asegúrate de explicar en cada apartado qué quieres que el usuario haga a continuación: comprar un producto, contratar un servicio, pedir un presupuesto, pulsar en otro apartado, descargar un material, etc. De lo contrario, cuando el internauta termine de leer el contenido de la sección… ¡cerrará el navegador o se irá a otro sitio!

Periodista, redactor, bloguero y traductor. Escribe sobre marketing, tecnología, start-ups, etc. y enseña a otros cómo hacerlo en El Blog del Redactor Freelance.